• Home  / 
  • Eventos
  •  /  Los 1000 de 2TMoto. Prueba completada

Los 1000 de 2TMoto. Prueba completada

El último fin de semana de Abril se celebraron “Los 1000 de 2TMoto”, la primera prueba de “El Desafío 2TMoto”. Este desafío se compone de cuatro pruebas que diseñamos desde aquí con la simple finalidad de convocar a un reducido grupo de moteros experimentados con ganas de disfrutar de pruebas que requieren altas dosis de concentración y resistencia sobre una moto.

Cabe reseñar que en 2TMoto estamos muy satisfechos ya que para ser una primera prueba conseguimos llenar las inscripciones antes de lo esperado.

En mi caso, a pesar de ser parte de la organización, quise también participar en esta primera prueba. Quería probar en mis carnes si la prueba reunía la dificultad que esperábamos de ella.
Para ello necesitaba una moto que cumpliera con unos requisitos mínimos para poder finalizar la prueba con solvencia.

Hablamos con Triumph España ya que con ellos tenemos una sintonía especial después de varias colaboraciones en diferentes proyectos, todos exitosos. La respuesta fue inmediata y totalmente satisfactoria.

La moto elegida fue la Triumph Explorer 1200 Xca porque es un modelo de sobras conocido por nosotros y porque ha sufrido algunas actualizaciones muy interesantes que me apetecía probar en un reto como este.

¿En qué consistía la prueba? Muy sencillo, recorrer 1000 kms en un día siguiendo un roadbook diseñado por nuestro amigo Sergio Morchón. No sé si todos conocéis como funciona un roadbook pero básicamente es un libro de ruta en el que vas descubriendo por donde ir a medida que vas recorriendo la ruta. Es una sucesión de viñetas en las que te van dando unas instrucciones a seguir en cada cruce. Este medio requiere un doble esfuerzo ya que implica no solo la concentración inherente al manejo de una moto sino que te obliga a estar atento para descubrir si vas por el camino correcto durante todas las instrucciones. Si te equivocas solo lo descubrirás en las siguientes viñetas ya que no coincidirán con el rutómetro lo que te obligará a dar la vuelta para retomar el camino correcto.

Aunque el modelo de moto elegida es muy completo en lo que a extras se refiere, para esta prueba era indispensable equipar la moto con algunos dispositivos para poder seguir el roadbook con facilidad. Uno de ellos es el soporte de Roadbook, el otro es un cuenta kms parcial que se pueda ir ajustando a medida que va acumulando desfase. Para el primero elegimos el F2R eléctrico con iluminación, ya que parte de la prueba se iba a desarrollar de noche, para el segundo elegimos una app móvil muy completa que cumpliría su cometido a la perfección.

El sábado día 29 de abril comenzamos con la recepción de participantes, verificaciones administrativas y entrega de dorsales. Dejamos las motos en el parque cerrado hasta el domingo por la mañana bien temprano para dar salida escalonada a todos los participantes. Un servidor llevaba el dorsal 0, como organización, lo que implicaba salir en primer lugar con una diferencia de 10 mins respecto al dorsal nº1. Mi hora de salida era las 6:20 de la mañana, todavía de noche.

Llegados a este punto debo admitir que todavía no había probado la moto por lo que la primera toma de contacto con ella sería durante los primeros compases de la prueba.

La mañana era fría, con amenaza de lluvia y con algo de viento. Lo que se dice una mañana poco apacible.

David de 2TMoto me dio el pistoletazo de salida a lo que iba a ser un día para no olvidar.

Los primeros kilómetros transcurrieron por carreteras rápidas, de buen firme y muy poco tráfico lo que me permitió hacerme con la moto rápidamente.

La moto perfecta, muy buena posición de conducción con muchos extras que ayudan a que los kilómetros pasen más cómodamente. Una excelente protección aerodinámica con su pantalla regulable mediante botón eléctrico. A destacar el sistema de amortiguación electrónica, es una maravilla poder ajustar en un par de segundos el tacto que quieres de la moto en diferentes condiciones. La única pega que le encontré a la moto es la autonomía por culpa del ritmo que llevaba. En un principio calculé que podría hacer toda la prueba repostando únicamente en dos ocasiones pero el alto ritmo de conducción, la cantidad de carreteras reviradas por las que pasamos y el viento reinante durante casi toda la prueba, echaron por tierra todas mis previsiones haciéndome repostar hasta en cuatro ocasiones. Creo que habrían bastado tres veces pero no era cuestión de jugársela ya que pasamos algunas zonas muy despobladas en las que las gasolineras brillaban por su ausencia.

Los kms iban pasando bastante rápido ya que yo intentaba parar lo mínimo pero aun así iban haciendo mella. Era muy importante prestar mucha atención al roadbook, a la conducción y a la carretera.

Llovió durante muchos kilómetros, en algún momento muy intensamente, también se unió el viento con rachas que obligaban a extremar la concentración. En esas condiciones se dejaba notar el peso de la moto pero seguía circulando cómodo y con una buena sensación de protección.

A lo largo de toda la prueba me encontré solo excepto en un momento que me pasó un participante, mi amigo Jesús que llevaba muy buen ritmo, mejor que el mío. Pude seguirlo pero en breve me tocaba hacer un reset al odómetro de mi móvil y para ello necesitaba pararme y quitarme los guantes, cosa que tuve que hacer cada vez. No volví a ver más participantes hasta la llegada por lo que hice en solitario unos 1030 kms por infinidad de carreteras.

Quiero destacar la precisión del diseño del roadbook que facilitó su navegación a excepción de una viñeta “algo confusa” pero que acerté con la ruta correcta. No acerté en otra instrucción sencilla, seguramente por un fallo de concentración, por lo que me fui en sentido contrario al correcto. Ahí palmé unos veintitantos minutos pero debo recordar que no se trataba de una carrera sino de una prueba en la que había que luchar contra uno mismo.

Por suerte llegué a la meta antes de que se hiciera de noche otra vez con una temperatura aún relativamente agradable y ya sin agua en el asfalto. No tuvieron la misma suerte la mayoría de participantes que llegaron bien entrada la noche, algunos de madrugada.

Me quedo con la cara de satisfacción de todos los que llegaron a la meta, con sus comentarios de lo bonita que había sido la ruta en casi su totalidad y también me quedo con la dureza de la misma. El clima había complicado aún más de lo previsto esta ruta a todos los participantes.

La Triumph Explorer se portó de fábula y puedo confirmar que es una gran moto con la que te puedes ir con ella hasta el fin del mundo cómodamente. Precisamente por eso, porque puedes irte hasta el fin del mundo con ella, decidí irme con mi chica a hacer un poco de turismo por el parque nacional de Cabañeros el lunes y el martes siguientes a la prueba aprovechando que eran puente en Madrid.

Durante estos dos días pude probar la moto en condiciones completamente diferentes. Recorrimos a dúo carreteras nacionales, carreteras comarcales y alguna carreterilla “infame” atravesando el parque nacional de Cabañeros que pusieron a prueba la calidad de la amortiguación. Debo confesar que me sorprendió el comportamiento en todo momento con la moto completamente cargada lo que supuso que esa escapada fuera de lo más placentera.

Aquí, gracias al ritmo tranquilo, conseguí sacar un consume medio ridículo a pesar de ir muy cargados. La cifra? 4,5 l de media que suponían una autonomía de cerca de 430 kms con 20 litros que caben en el depósito, nada mal!

En resumen fue un fin de semana muy intenso. En primer lugar una prueba casi “extrema” para luego poder hacer una ruta de placer por un paraje idílico. Pude probar la moto en multitud de situaciones diferentes y en todas aprobó con nota.

Click here to add a comment

Leave a comment:


No te pierdas nada. Recibe todas las noticias y promociones de 2TMoto.

x

Ven con nosotros donde otros no llegan

Deja atrás tus límites. Únete a nuestro boletín y no te pierdas nada. Te obsequiaremos con un regalo de bienvenida