El Dakar y yo

Carlos Llabrés2TMoto Madrid Store

Allá por el año 1978 a un loco francés llamado Thierry Sabine se le ocurrió una locura y consistía un rally que saliera desde París y que pasando por Argel llegase hasta Dakar, en Senegal. En esta prueba podían participar coches y motos lo que ya de por sí era original. En un principio no parece tanta locura pero si tenemos en cuenta que por aquellos años no existía el GPS, que gran parte del rally se disputaba atravesando inmensas áreas de terreno desértico y que los participantes eran aficionados ya nos empieza a parecer un poco más locura. Al principio la organización era muy sencilla, se determinaba un punto de salida, uno de llegada y “tonto el último”.
Aquellos primeros participantes en semejante rally tenían un mérito que a muchos les pasa desapercibido ya que encontrar un punto de llegada en un inmenso desierto dependía totalmente de la “navegación”. Hay que tener en cuenta el agravante de que las asistencias mecánicas brillaban por su ausencia y que encima cada participante tenía que encargarse de reparar su vehículo y de llevar consigo el material para dormir en el vivac.

Imaginad atravesar un desierto en el que no has estado nunca, con 3.000 km a la espalda y que cuando consigas salir de él te queden otros 5.000 km para llegar a Dakar y encima a ritmo de carrera. Una locura!

Esa locura fue un rotundo éxito entre aquellos enamorados de la velocidad y la aventura, ni qué decir tiene que seguramente se debía de tratar de participantes a los que no les faltaba el dinero, pero eso no le resta mérito a aquellos pioneros que durante días tenían que lidiar con mapas imprecisos y brújulas caprichosas para llegar al final de cada etapa. También es cierto que a esa leyenda de aventura le ayudó el hecho de que casi cada año había gente que se perdía en algunas etapas llegando a pasar más de 24 horas desaparecidos, por no olvidar a fallecidos durante la prueba entre los participantes. El concepto aventura siempre va ligado al riesgo y en el Dakar no iba a ser menos tratándose de una carrera que transcurre por lugares inhóspitos.

“El Dakar” se convirtió en un mito rápidamente. Llegaron los camiones que también tenían su propia categoría competitiva. No tardó en tener una repercusión mediática que lo hizo crecer año tras año.

Por aquel entonces yo era un chaval pero a pesar de ser un niño la gasolina ya corría por mis venas, probablemente la culpa fuera de mi padre que me inculcó esta pasión y del hermano de mi madre que corría en rallys. Recuerdo ver aquel minuto de crónica, que emitían en el telediario de la 1 cuando solo teníamos dos canales, con la boca abierta. También recuerdo que mi padrino, el de los rallys comenzó a buscar sponsors para poder participar. Ese fue mi primer contacto con ese concepto, ir a pedir dinero a otros para disfrutar tú a cambio de llenar de “pegatas” chulas el coche y parches en las camisetas. Eso molaba.

El Dakar siguió creciendo y un año, cuando ya nos ofrecían un pequeño resumen especial a diario de la prueba, nos llegó la noticia de la muerte de su creador, ese loco llamado Thierry Sabine que tan famoso se hizo por organizar la aventura competitiva más grande en el mundo del motor. Aquello fue un varapalo enorme ya que peligraba su continuidad. Por suerte o por desgracia el rally siguió adelante, honrando la memoria de su creador. Incluso hoy en día se le recuerda en el brieffing de cada etapa.

Los equipos oficiales invertían grandes cantidades de dinero en un espectáculo visual que no tenía comparación en otro tipo de competiciones de motor.

Y los camiones? Aquello ya era superlativo, ver a esos bicharracos a fondo por el desierto adelantando a coches de equipos amateurs que iban también a todo lo que daban.

Pasaban los años y por suerte de cada vez podíamos disfrutar de mayor cobertura en España. Primero casi un minuto en la sección de deportes, luego Valentín Requena, Jesús Fraile como primer corresponsal que siguió el Dakar siguiendo la prueba “in situ”, Miguel Ángel Roselló, Marc Martín, todos ellos ayudaron a que cada año, al acercarse las fiestas de navidad, comenzase a contar los días hasta el inicio de la prueba. Me podía el ansia.

Desgraciadamente el Dakar se vio marcado por un suceso que casi lo mata. Se trató de una amenaza terrorista a la organización y a los participantes. Es bien cierto que mientras su fama crecía, a veces se veía afectado por casos aislados de piratería, robos a pequeña escala que afectaban a algunos participantes despistados que tenían la mala suerte de salirse del camino marcado por el roadbook. Pero una amenaza a todo el conjunto de la caravana del Dakar era inasumible. Por ello en el 2008 se canceló la prueba dejando a infinidad de participantes a las puertas de cumplir sus sueños.
Durante un año entero todos los fans de esta prueba nos temimos lo peor. Qué solución podía tener semejante problema? Otras países africanos? Cómo podía llamarse Dakar a una prueba que no iba a pasar por Senegal?

La solución la recuerdo yo traumática, seguramente debido a mi ignorancia. Todo pasaba por trasladar “El Dakar” a sudamérica. Un sacrilegio!!!

2009, primer año del Dakar en otro continente y el resultado fue espectacular, la prueba seguía viva si bien es verdad que la tecnología y los presupuestos astronómicos de los equipos oficiales parecían presagiar que de cada vez habría menos aventura y más velocidad.

Para limitar la peligrosidad de la prueba se tomó la decisión de bajar la cilindrada a las motos a fin de que alcanzasen menos velocidad punta. A los camiones se les limitaba la velocidad máxima a 140 km/h. A pesar de todas estas medidas las etapas se finiquitaban en pocas horas y no porque fueran cortas, sino porque el nivel de los profesionales había subido como la espuma. Los viejos zorros de la navegación de cada vez tenían menos probabilidades de ganar etapas, solo se salvaba Stephane Peterhansel apodado como monsieur Dakar, el piloto con más victorias de toda la historia del Dakar. Seguramente se debía a la unión de tres factores. En primer lugar que siempre ha militado en equipos de gran presupuesto y ha contado con el mejor material. En segundo lugar porque es rápido cuando toca serlo y sabe administrar los tiempos como nadie. En tercer lugar porque tiene toneladas de experiencia en la navegación y en el ámbito donde se desarrolla la prueba.

Y llegamos a la actualidad, la edición del 2017, una edición que dará que hablar por varios motivos. En primer lugar porque el inmenso Marc Coma a pasado a ser director de carrera. En segundo lugar porque ha intentado cambiar el desarrollo de la misma dando mayor relevancia a la navegación y restársela a la velocidad pura y dura. En tercer lugar porque ha sido noticia la cantidad de etapas anuladas por contingencias meteorológicas.
Es cierto que la organización ha trabajado a tope durante la carrera para buscar siempre una alternativa pero en algunos momentos se ha visto superada por los contratiempos.

Para mí este Dakar del 2017 será recordado por:

-Ausencia de víctimas mortales.
-El impresionante podio de Gerard Farrés en un equipo no oficial en motos.
-Séptimo Dakar finalizado de siete posibles para Laia Sanz.
-Decimotercera victoria de Stephane Peterhansel, esta vez en autos, una proeza.
-Un vehículo eléctrico a conseguido llegar hasta el final.
-Marc Coma ha sabido darle un giro de tuerca a esta prueba a pesar de los contratiempos.
-La navegación recupera relevancia en el desarrollo de cada etapa.
-La cagada del jefe de equipo de Honda por la penalización por el repostaje ilegal.
-La alta fiabilidad mecánica de los vehículos.
-Posiblemente el Dakar más corto en nº de etapas de toda su historia.

Echando un vistazo a todo lo que acabo de escribir creo que destaca algo evidente, la gran pasión que siento por esta prueba, una prueba que se me antoja lejana por muchos motivos. Su coste, su alto nivel de exigencia tanto física como mental, la dificultad de encontrar tiempo y dinero para poder afrontar semejante prueba hacen que sea solo eso, un sueño.

Lo más difícil de creer de todo esto es que no hay semana en la que no sueñe con participar alguna vez en el Dakar, a pesar de todo.

Mientras sueño, no me queda otra que conformarme con otros retos como Los1000de2TMoto.com

Click here to add a comment

Leave a comment:


No te pierdas nada. Recibe todas las noticias y promociones de 2TMoto.

x

Ven con nosotros donde otros no llegan

Deja atrás tus límites. Únete a nuestro boletín y no te pierdas nada. Te obsequiaremos con un regalo de bienvenida