Locos por los CV

CB 500

Nos volvemos locos con las potencias de las motos y con los caballos ¡cuánto más mejor!, parece ser la norma. Pero lo cierto es que no hace falta tanto, que una moto es un vehículo ligero, por muy grande y pesada que sea, y que potencias superiores a 100 CV son, a mi parecer, exageradas.

Vale, ya se que muchos piensan que los CV no estorban, y que si se tienen disponibles mejor, sobretodo si se trata de motos para circuito, pero mi crítica va dirigida a si hacen falta o no –me refiero para un uso normal de calle-. Hace unos días he tenido la oportunidad de probar para la revista En Moto la Honda CB 500 X, una moto de cilindrada media, con un motor bicilíndrico que desarrolla una potencia de 47 CV. Muchos de los que leáis estas líneas pensaréis que son pocos, que con eso no vas a ninguna parte, pero lo cierto es que podrías ir al fin del mundo si te lo propones, y con un buen confort y buenas prestaciones. He podido rodar por todo tipo de carreteras. Ha sido divertida por carreteras lentas y reviradas, y cómoda y agradable por autovías, con velocidades máximas permitidas fácil de mantener, y no he echado en falta más potencia.

Esta moto me ha devuelto a los tiempos de mi primera moto grande, precisamente una Guzzi V50, una 500 con la que me sentía el rey de las motos, capaz de devorar los kilómetros que se pusieran por delante, y ahora, con una moto mucho más sofisticada, cómoda y manejable, resulta que tengo que escuchar como me dicen que “se queda corta”. Mi siguiente paso fue la Africa Twin, toda una 750 cc, más grande y con más motor, pero con apenas 10 CV más que la Honda CB 500. Y si con la Guzzi recorrí los kilómetros que quise, con la Africa fui más allá. Ahora, las maxi-trail del mercado más vendidas superan los 120 CV de potencia ¡mas del doble de mi Africa Twin!, y me sigo preguntando: ¿realmente hacen falta tantos CV?

Me gustaría pedir vuestra opinión a este respecto. Estoy convencido de que la edad tiene que ver con todo esto que cuento, que me va haciendo que la velocidad que llevo cuando conduzco sea cada vez menor y que la necesidad de potencia en los motores que llevo también se vea reducida. Pero aún así sigo disfrutando con las buenas prestaciones, que no por ello tienen que ser muy altas, basta con que sean agradables y que ofrezcan la potencia necesaria para circular ligero y sin riesgo.

Bueno, que me pongo en plan abuelo cebolleta y lo que me gustaría transmitir es que no es necesario subir hasta las 10.000 vueltas del motor para sacar el máximo partido a los más de 100 CV de potencia que ofrece. Con 5.000 o 6.000 rpm y un buen par motor he sido muy feliz recorriendo todo tipo de kilómetros. También tengo que decir que en el momento en que estoy escribiendo estas líneas, hace un rato he recogido una Kawasaki Versys 1000, otra maxi-trail moderna con un explosivo motor de 120 CV de potencia que seguro voy a disfrutar mucho, aunque el ruido de “molinillo” del motor al subir de vueltas me pone un poco nervioso.

Lo mejor que tiene llevar potencia de sobra es que puedes utilizar la que quieras o necesites, que en mi caso no es mucha para, al final, tener prácticamente el mismo resultado que el que la exprime al máximo.

Click here to add a comment

Leave a comment:


No te pierdas nada. Recibe todas las noticias y promociones de 2TMoto.

x

Ven con nosotros donde otros no llegan

Deja atrás tus límites. Únete a nuestro boletín y no te pierdas nada. Te obsequiaremos con un regalo de bienvenida